lunes, 2 de junio de 2014

Curriculum por Competencias:

Hoy vamos a tratar un tema bastante controvertido, como es la elaboración de un CURRÍCULUM POR COMPETENCIAS. Probablemente sea el modelo que mejor recoge el PERFIL PROFESIONAL del candidato, que es lo que debe reflejar el currículum y lo que permitirá al seleccionador saber si este perfil profesional casa, y en qué medida, con el PERFIL DEL PUESTO al que se opta; pero el currículum por competencias posee algunas características sobre las que debemos hablar que a día de hoy lo hacen menos recomendable que otros formatos.

  1. El currículum por competencias NO es muy conocido, de modo que es difícil encontrar personas que lo elaboren bien y sobre todo (y esto es un enorme motivo para no utilizarlo) seleccionadores de personal que lo interpreten correctamente.
  2. El currículum por competencias se suele utilizar para disimular carencias formativas (compensándolas con experiencia) o falta de experiencia (compensándola con formación); incluso también disimula periodos de inactividad. Por tanto, al presentar un currículum de este tipo se tiende a pensar que el candidato está en alguna de estas situaciones y se produce cierta desconfianza por parte del seleccionador al respecto.
  3. Un currículum por competencias tiende a ser LARGO, dado que podemos enumerar infinidad de epígrafes competenciales. No obstante aquí conviene emplear una alta dosis de sentido común, para no hacer enumeraciones interminables de competencias que no aportan nada al perfil profesional del puesto al que optamos.
Antes de nada hay que señalar QUÉ son competencias. Desde un punto de vista coloquial, una competencia es algo que es capaz de hacer bien una persona, es decir, engloba una serie de presupuestos que se deben alcanzar para que se pueda decir que posee la competencia:
  • Sabe cosas, es decir, tiene conocimientos.
  • Sabe hacer cosas, tiene la habilidad o destreza para ello.
  • Las quiere hacer, luego tiene la motivación o el empuje para hacerlo.

Además, hay que hablar de dos grandes tipos de competencias: las competencias profesionales, referidas a la profesión (sabe soldar, contabilidad, analizar muestras de fluídos, o entablillar una fractura) y competencias personales, que refieren a las actitudes o conductas del individuo, como pueden ser las competencias sociales, deportivas, etc.. Hay que tener en cuenta que para diseñar un perfil de puesto para cubrir se tienen en cuenta ambas, ya que podemos tener un enfermero muy competente técnicamente hablando en su profesión pero que es un verdadero autista social, que se siente desbordado con facilidad, y que no se adapta bien a la improvisación, de modo que probablemente no sea la persona más indicada para trabajar en una ambulancia del samur.


El esquema básico de un currículum por competencias es muy sencillo: Se comienza con un epígrafe de "Datos Personales" que identifiquen al candidato y faciliten el modo de contacto (e incluya, como no, la imprescindible fotografía) y se estructura todo el "savoir faire" de esta persona en una serie de apartados que deben tener relación con el perfil profesional del puesto y que incluyen tanto competencias personales como competencias personales, y en su caso una referencia a cómo se han logrado, básicamente a través de 3 medios: el entorno familiar, el entorno educativo, y el entorno personal. Veamos un ejemplo:


Algunos grupos de competencias se incluirán SIEMPRE o casi siempre, porque son relevantes para todos, casi todos, o la mayor parte de puestos de trabajo; como son:
  • Competencias Organizativas, relativas a la capacidad para organizar el trabajo, dirigir personas, etc... Harían referencia a competencias tales como dirección y liderazgo, trabajo en equipo, automotivación y capacidad para motivar a otros, etc... 
  • Competencias Sociales, imprescindible en la relación que se va a mantener con otras personas en el desarrollo de la profesión, tanto a nivel interno de la organización con los compañeros, jefes y subordinados, como a nivel externo con otras empresas, clientes, suministradores o competidores. Siempre es importante poseer estas capacidades, pero algunos puestos de trabajo las exigen de forma imperativa. Son, p.e, la empatía, la capacidad para solucionar conflictos, negociación, 
  • Competencias Lingüísticas, referidas al dominio lingüístico de idiomas, tanto a nivel comunicativo general como estrictamente en referencia a la profesión.
  • Competencias Informáticas, en el manejo de herramientas informáticas útiles en el desempeño del puesto de trabajo: desde el mínimo de internet, sistemas operativos y aplicaciones de oficina habituales a programas específicos de la profesión como p.e, de neumática, de mensajería interna, de formación on line, etc...
Otras, las que podemos denominar "competencias técnicas" pertenecen a la profesión concreta del puesto al que optemos. Éstas son las competencias que configuran verdaderamente el perfil profesional del candidato, del que las demás son accesorias. No obstante, no debemos ser demasiado estrictos al considerar el catálogo de competencias que podemos alegar para un puesto concreto, ya que la realidad es mucho más amplia que el mundo académico, y generalmente en un puesto de trabajo no se hace una sola cosa sino un elenco complementaria de ellas. Por este motivo, y aún dentro del marco de una profesión, generalmente alegamos más de un campo de competencias relacionadas y útiles para la profesión. Así, un investigador (p.e, un biólogo) hablará de: Competencias Técnicas de Laboratorio y Competencias Técnicas de Campo, Competencias Técnicas Mecánicas y Competencias Técnicas Electrónicas para un técnico de mantenimiento; y en el ejemplo anterior hablaremos de Competencias Administrativas y Competencias Comerciales tanto para un comercial como para un administrativo, pero destacando unas u otras en función del puesto al que se opte.

Respecto a cómo describir y recoger las competencias, hay que señalar que se debe hacer COMO CAPACIDADES, es decir: "cosas que se sabe hacer". Los conocimientos académicos pueden ser necesarios para saber hacer algo, pero no son suficientes. No sirve señalar que sabes mucho sobre geología, sino que sabes identificar los minerales más habituales. No vale conocer el sistema digestivo humano, sino que un médico debe diagnosticar y tratar las afecciones digestivas. Todas las competencias se deben describir como "saber hacer", y deben ser relevantes dentro de la profesión. En nuestro caso es útil conocer la redacción de las distintas competencias por el Catálogo Nacional de Cualificaciones y copiarlas tal cual. También es útil saber cuáles son las competencias que se adquieren con la superación de determinados módulos profesionales, tanto de la formación profesional ocupacional como de la contínua, o lo que hemos aprendido desempeñando determinada función en un puesto de trabajo; sin olvidar las competencias que hayamos adquirido en otros ámbitos (personal, familiar, ocio, actividades deportivas, viajes, etc...) y que sean relevantes (aquí es interesante hacer referencia a lo señalado en el apartado "otros datos" de un currículum funcional).

Por último pero enlazando con lo señalado al principio, indicar que a día de hoy es peligroso utilizar un modelo de currículum basado en las competencias, pero sí que es posible y útil emplear un modelo "mixto", en el que junto a los apartados típicos de un currículum funcional (datos personales, formación, experiencia, otros datos...) pasemos a incluir los distintos tipos de competencias (técnicas, organizativas, sociales, lingüísticas e informáticas) pero eso sí, dejando previamente clara cual ha sido nuestra formación y nuestra experiencia. Ésto lo podemos hacer bien agrupándolo todo junto dentro de un epígrafe que podemos denominar "competencias" o "perfil profesional" o simplemente añadiendo tras los apartados del currículum funcional, los diferentes epígrafes de competencias.

No otra cosa es lo que proporciona el modelo europass, que tras desglosar los apartados típicos nos incluyen determinados rangos de competencias que podemos rellenar. Veamos algún ejemplo:

 


Otros ejemplos los podrás encontrar en estos enlaces:

En definitiva, aún sabiendo cómo funcionaría un currículum por competencias puro y lo acertado que es a la hora de describir el perfil profesional de un candidato, no recomiendo a día de hoy su utilización tal cual, ya que lo más probable es que con él provoquemos desconfianza en el seleccionador, que en muchos casos pensará que en nuestro currículum sólo incluímos palabrería para tratar de ocultar nuestras deficiencias, pero que en otros ni siquiera sabrá interpretar adecuadamente lo que tiene delante. Ahora bien, incluir apartados de competencias en un currículum funcional (que es lo habitual hoy en día y además es lo que se hace en el modelo de currículum europass) sí que nos permitirá destacar en aquella faceta que nos interesa poner de relevancia de cara al puesto de trabajo. Ahora te toca a ti hacer el esfuerzo de incluir este análisis de competencias en tu currículum.

3 comentarios:

  1. Es algo de lo que no había oído hablar nunca pero que parece interesante, ir más allá de lo que se supone que deberías hacer y reflejar lo que en realidad sabes, sea por haber estudiado, trabajado o, simplemente, porque en tus aficiones te dedicas al deporte y eres entrenador de un equipo y posees la capacidad de liderazgo que, por otro lado, no podrías haber adquirido o poder demostrado.

    ResponderEliminar
  2. Un currículum por competencias solo lo veo necesario en caso de que así lo pidan expresamente en la empresa. Hay mucha información por candidato y si el perfil profesional engloba un rango de trabajo muy amplio habrá muchos candidatos. En el departamento de RRHH necesitarían hacer horas extra. Esto lo veo más para un trabajo muy selecto en el que no todo el mundo puede llegar a él y no haya muchos candidatos que den el perfil adecuado, ya sea por falta de formación, experiencia u otras aptitudes.

    Toda esa información extra en comparación con el currículum funcional sería más lógico preguntarlo en la entrevista, pues ya se ha realizado una criva a fondo de los candidatos mediante los currículum.

    En definitiva y bajo mi opinión, el currículum por competencias tiene su porqué, pero sólo en casos muy específicos como que lo pidan expresamente.

    ResponderEliminar
  3. la cinclusion a la que yo llego después de leer esta entrada es que el curriculum por competencia hay que saber elaborarlo para que quede bien y hay que saber si la empresa sabra intrpretarlo correctamente;por lo tanto este curriculum solo se utilizaria para puestos de trabajo que sean muy especificos y con pocos candidatos para ocupar el mismo.

    ResponderEliminar